Una mujer de 30 años, la primera persona en comparecer ante un tribunal de EEUU por haber puesto en línea 24 canciones que había descargado ilegalmente de Internet, fue condenada a pagar 220.000 dólares de multa (unos 156.000 euros). Esto es, 9.250 dólares por tema (6.550 euros).

Jammie Thomas, de 30 años, fue condenada el jueves por un tribunal de Duluth, en el Estado de Minnesota. El monto podía haberse elevado a 150.000 dólares por canción si el jurado hubiera considerado que había violación voluntaria del derecho de autor, y a varios millones si se hubieran tomadon en cuenta las 1.702 canciones que se hallaron en su computadora.

Thomas es la primera de unas 26.000 personas denunciadas por las grandes compañías de la industria musical que se negaron a llegar a un acuerdo. La federación estadounidense de discográficas (Recording Industry Association of America, RIAA) y seis grandes compañías habían denunciado a Thomas por haber puesto en línea canciones cuyos derechos estaban protegidos.

Responder