En sólo dos meses se han vendido un millón de las nuevas consolas portátiles de Sony.

La cifra mágica se ha alcanzado dos semanas antes de que los hiciera la PSP original hace tres años. El modelo actualizado es más pequeño y ligero que el de su predecesor y además está disponible en rosa para atraer al segmento femenino.

La consola portátil de Sony está compitiendo duramente con Nintendo DS, que se ha convertido en el dispositivo de juego que se ha vendido más rápido en toda la historia del sector. Nintendo espera vender 28 millones de unidades para el año fiscal que acaba en marzo. Para el mismo periodo Sony espera haber vendido unas diez millones de PlayStation Portable.

Responder